La pizza

Por • 1 jul, 2011 • Sección: Gastronomía

La pizza es un manjar que tiene como base una mezcla de agua, harina de trigo y levadura. Aunque este es ahora un producto conocido en casi todo el mundo, la pizza es generalmente considerada como un plato original de la cocina italiana, y especialmente de Nápoles. El sentimiento común, de hecho, se refiere a la pizza redonda cubierta con tomate y queso mozzarella, que es la más conocida variante de la llamada pizza napolitana. El verdadero origen de la pizza es un problema muy controvertido; además de Nápoles hay otras ciudades que reclaman su autoría.

Pizza en Roma

Pizza en Roma

Hay, por otra parte, un significado más amplio para la palabra “pizza”. De hecho, la pizza viene en innumerables variantes, derivaciones y características de acuerdo a las diferentes tradiciones. En particular, en algunas zonas del centro de Italia, se llama “pizza” a cualquier tipo de pastel cocido, salado o dulce. La etimología de la palabra “pizza” (que sin embargo no está necesariamente relacionada con el origen del producto), deriva, según algunos, del participio pasado del verbo latino pinsere, es decir, aplastar, machacar, triturar o bien la “pita” de los Balcanes, de origen griego, o sea pan pita o bollos. Los estudios más recientes acreditan otra hipótesis, a saber, que la palabra deriva del germánico (gótico lombardo) y alemán moderno Bissen, “mordida”,”pan”. Esta hipótesis también estaría confirmada por la distribución de la palabra, que coincide con el reino y los duques lombardos de Benevento y Spoleto. La pizza tiene una historia larga, compleja e incierta.

Pizza en Roma

Pizza en Roma

El documento escrito inicial de la palabra “pizza” se remonta al latín de Gaeta en 997. En el siglo XVI, en Nápoles, a un pan aplanado se le dio el nombre de pizza. En un momento la pizza era un utensilio de panadero, una pasta utilizada para comprobar la temperatura del horno. Como plato para los pobres se vendía en la calle y no se consideró una receta por un largo tiempo. Antes del siglo décimo séptimo, la pizza estaba cubierta con salsa blanca. Más tarde fue sustituida por el aceite de oliva, queso, tomates o pescado. En junio de 1889, en honor a la reina Margherita de Saboya, Italia, el chef Raffaele Esposito creó la especialidad Margherita como una pizza cubierta con tomate, mozzarella y albahaca, para representar los colores de la bandera italiana. Fue el primero en añadir el queso.

La pizza romana es un redondel de masa de pizza muy fina y crujiente. La masa se hace con harina de trigo tipo 00 o 0, agua, levadura, aceite de oliva o de semillas, y sal, todo en proporciones tales que quede muy dura y consistente; a menudo es necesario ayudarse con un rodillo para realizar la masa. Propagada en la capital justo después de la última guerra, la llamada variante de Nápoles, con salsa de tomate, mozzarella y anchoas, curiosamente lleva el nombre cambiado, pues en Nápoles se la llama como pizza de Roma. De hecho, los libros de la cocina tradicional romana parecen confirmar que la variante con anchoas es la costumbre local; la pizza romana, utilizando la misma receta, debe incluir también la albahaca picada, queso de oveja y pimienta. Otra característica de la pizza romana es el uso de ingredientes frescos, colocados sobre la masa cruda antes de cocinarla: calabacines, cebollas, patatas, las setas (que se utilizan en lugar de conservas en otras partes de Italia), etc.

Etiquetado con: , ,

Escribe un comentario


× nueve = 81